Prefacio[1]

Esta nueva publicación sobre la venerada Sierva de Dios, Luisa “la Santa”, “la pequeña hija de la Divina Voluntad”, se propone y logra dos finalidades:
Ante todo, enriquece el tesoro de conocimientos de su vida humana y carismática, y en segundo lugar, nos hace conocer el camino recorrido, en los 45 años que han pasado desde su muerte, respecto a la situación canónica, devocional y popular acerca de ella.

La primera, en directa y plena obediencia a todo lo establecido por el Santo Oficio y por la Congregación de las causas de los Santos, ha recibido un significativo y favorable criterio de juício con la Beatificación del Padre Anibal di Francia, Fundador de dos familias religiosas: de los Padres Rogacionistas y de las Hijas del Divino Celo.

Como se sabe, el Beato Anibal fue el Director Espiritual de Luisa[2] y escribió el prefacio a varias publicaciones de su hija espiritual en el Divino Querer.
La segunda, la situación devocional, se va organizando cada vez mejor tanto en las manifestaciones litúrgicas como en la partici­pación consciente, asombrada y ordenada, por parte de los fieles.

La tercera atañe al trabajo organizativo de la Asociación dedicada a Luisa, ubicada en los mismos locales de su inolvidable domicilio, admirablemente recuperado y enriquecido con una Capilla y salas de trabajo.

He aquí, pues, el valor de actualidad del libro del queridísimo y venerado Padre Pablo Martín Sanguiao, quien, ante todo, ha confirmado el antiguo y noble dicho: “ex abundantia cordis os loquitur” (de la abundancia del corazón habla la boca), por lo cual ha manifestado gozosamente sus sentimientos de fe, de admiración y de gozo por la vocación y la misión extraordinaria de Luisa recibida del Divino Redentor. Por eso la ha tomado como sol de su celo religioso y con la presente publicación se ha hecho apostol y guía de su vida de sufrimiento y de fidelidad.

Queremos darle las gracias por ello, con la promesa de una ferviente plegaria a Luisa para que, desde lo alto de los Cielos haga bajar sobre su persona y su apostolado gracias y bendiciones especiales de parte de Jesús y de la Virgen María.

Giuseppe Carata
Arzobispo Emérito de Trani – Nazareth

 


 

Este libro presenta brevemente la figura y la vida de la “Sierva de Dios” Luisa Piccarreta, alma elegida por el Señor, que vivió y murió en fama de extraordinaria virtud entre quienes la conocieron y que todavía la recuerdan como “Luisa la Santa”. La más auténtica y completa biografía ha sido escrita por ella misma en su “Cuaderno de memorias de la infancia”, en los Volúmenes de su “diario” y en sus cartas. Luisa es la primera e insustituible testigo de sí misma. Hablar de ella supone la necesidad de hablar y de reflexionar –aunque sea brevemente– acerca de la misión y del mensaje de inmensa transcendencia (el cumplimiento de la petición del Padrenuestro, que a la vez es una divina promesa: “Venga tu Reino: hágase tu Voluntad así en la tierra como en el Cielo”), que Ntro. Señor le habría encomendado.

Siendo por tanto una biografía que presenta el testimonio de algunos textos de sus escritos privados, alguien podría buscar la garantía de un “Nihil obstat” o de un “Imprimatur”. Pues bien, el actual Código de Derecho Canónico, vigente desde 1983, ha suprimido tal necesidad, que subsiste tan sólo para las ediciones de los Libros Sagrados, litúrgicos, catecismos y textos de escuela sobre Sagrada Escritura, Teología, Derecho Canónico, etc.

Sin embargo en su primera redacción de abril de 1992, este libro fue sometido al parecer de algunos Excelentísimos Obispos, los cuales, aun no pudiendo dar una explícita autorización (el lector comprenderá el motivo), no hallaron nada de erróneo o di inconveniente para la publicación. Por otra parte, el proceso de Beatificación, abierto el 20 de noviembre de 1994, concluyó su etapa diocesana el 29 de octubre de 2005, pasando a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos, por lo cual este modesto trabajo presenta una biografía provisional de la Sierva de Dios, en espera del veredicto final de la Sagrada Congregación. Por tanto, el parecer del Autor y cuanto aquí dice no pretende sustituir en modo alguno el juício que le correponde dar a la Santa Iglesia. (Véase el último capítulo, “Declaración”).

 

P. Pablo Martín

 

Segunda redacción: en septiembre de 2009

[1] – Este “Prefacio” o Presentación del difunto Arzobispo de Trani, Mons. Giuseppe Carata, fue escrito en 1992 para la publicación de este libro, en su primera edición, publicada en italiano por “Edizioni Segno”, de Udine, Italia, y en español por la “Librería Espiritual”, de Quito, Ecuador.

[2] – El Padre Anníbale Maria Di Francia no fue en realidad director espiritual de Luisa, sino solamente Confesor extraordinario. Publicó en cuatro ediciones “Las Horas de la Pasión de Ntro. Señor Jesucristo”, escritas por Luisa a petición suya. Fue nombrado Censor eclesiástico de sus Escritos, de los cuales examinó los primeros 19 volúmenes, dándoles su “Nihil Obstat” con el “Imprimatur” del Arzobispo. El Papa Juan Pablo II, actualmente Siervo de Dios, el 7 de octubre de 1990 lo proclamó Beato, y Santo el 1° de junio de 2004.